aumentar labios naturalmente

El estirar y agrandar órganos, no es algo nuevo. Algunas tribus durante milenios han optado por transformar partes de su anatomía con el sistema de tracción, agrandando sus penes, sus labios, sus orejas, etc. como seña de  identidad. Basta con un poco de paciencia y las herramientas necesarias. Por ejemplo, las famosas mujeres jirafa que alargan el tejido tisular de su cuello casi 3 veces su tamaño normal simplemente añadiendo anillos de tracción en el área del cuello y aunque resulte en un verdadero estrago para la columna vertebral, la carne, los tendones, los nervios y la piel de su cuello crecen de manera muy efectiva. También en algunas tribus hacen crecer de manera desproporcionada su labio inferior introduciendo un disco dentro y a medida que el labio crece, usan otro más grande a fin de que la tracción continúe y el labio siga creciendo. La técnica es la misma que la que utiliza Jes-Extender y es tanto el éxito del resultado que tiene esta marca de prolongador, que ya los urólogos de más prestigio la están recomendando como un dispositivo médico efectivo y fiable. No, no me he equivocado de medicación. La escena descrita podría muy bien haber sucedido en la Europa Central de los siglos XV y XVI, como describió el clérigo alemán Heinrich Kramer en su famoso  Malleus Maleficarum (1486, un must para todo interesado en la historia de las brujas, la magia y la hechicería. Ahora, deja de llorar, sal de debajo de la manta y toca tu Iphone para asegurarte de que estamos en el siglo XXI y ninguna esposa del Diablo va a robarte la pinga. Prepárate un café de esos de cápsulas que te tomas y prepárate para leer sobre el brujeril robo de penes en la Edad Media. Los penes de las estatuas de la Antigua Grecia son pequeños porque los griegos asociaban el tamaño del pene con la moderación, que era una de las virtudes de la masculinidad ideal. Los penes largos se asociaban con el alcoholismo. El dispositivo está diseñado para usarse en penes a partir de 7 centímetros. ¿De dónde sacaron los surcoreanos la idea de un parque tan extraño? Cuenta la leyenda cuenta que un pescador dejó a su mujer en una roca y fue a pescar. Una tormenta se largó de sorpresa y el hombre no logró volver a tiempo, por lo que la mujer murió ahogada. A partir de este episodio, la pesca en la zona mermó hasta volverse insostenible el oficio. Acá viene la parte más bizarra de la historia: dicen que un día un pescador eyaculó en el mar y milagrosamente logró dar con algunos peces. La interpretación en aquella zona fue que el espíritu de la mujer, que murió virgen, se sintió agradecida con ese gesto masculino. Y, bueno, desde entonces el pueblo empezó a ofrecer rituales en tal sentido. Por eso numerosos artistas comenzaron a erigir (nunca mejor escogida la palabra) estatuas en forma de penes para saciar el gusto de aquel libidinoso fantasma. Con las fotos de penes que recibo podría empapelar el salón. Y es que raro es el día que al acceder a los servicios de mensajería privada de mi correo electrónico o de redes sociales éstos, los penes, no empiecen a desfilar como una cohorte de legionarios romanos más despistados que la propia cabra en el garaje. El último estudio publicado sobre el tema confirma que sí, que a las mujeres les importa. Las mujeres se sienten atraídas por hombres cuyo órgano sexual es grande, afirman biólogos de la Universidad Nacional de Australia en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS). Estudios previos ya habían demostrado que ellas prefieren a los hombres más altos, con hombros anchos y caderas estrechas. Ahora se añade el falo grande, que resulta más atractivo si el varón es alto. Si es bajo y tiene un cuerpo de pera, poco agraciado, ya puede destacar como Nacho Vidal, que no resultará arrebatador. El equipo cree que la selección femenina puede haber causado que los hombres hayan desarrollado penes más largos durante la evolución humana. El investigador de la Universidad de Sídney Christopher Friesen dice que tener dos hemipenes podría beneficiar a los machos durante el apareamiento. Micropenes y miembros descomunales Creemos conocerlo todo sobre nuestro cuerpo, pero lo cierto es que hay muchos detalles que no nos habíamos planteado nunca y que cambiar por completo el concepto que tenemos sobre ciertas partes de él. Hoy te traemos las curiosidades más llamativas sobre los penes masculinos. El investigador de la Universidad de Sídney Christopher Friesen dice que tener dos hemipenes podría beneficiar a los machos durante el apareamiento. 1670s, perhaps from French pénis or directly from Latin penis “penis,” earlier “tail,” from PIE *pes-/*pesos- “penis” (cf. Sanskrit pasas-, Greek peos, posthe “penis,” probably also Old English fæsl “progeny, offspring,” Old Norse fösull, German Fasel “young of animals, brood”). The proper plural is penes. The adjective is penial. In psychological writing, penis envy is attested from 1924. Hay personas que coleccionan sellos, cromos o insectos. Otras personas coleccionan penes. En ese particular club se encuentra Sigurdur Hjartarson, fundador de la Faloteca de Islandia. Este museo cuenta con más de 300 penes de distintos mamíferos, incluyendo el de un humano, lo que le convierte en la referencia mundial del culto al miembro viril. “Este año nos habrán visitado unas 50.000 personas”, indica Hjartason, que contesta a las preguntas de Verne por correo electrónico. La mejores posturas del kamasutra para penes pequeños  Antab is doubtless Antiochia penes Taurum, in the skirts of which it stands; and is not far distant from the highest ridge. penes clericos et monachos fuit electio, sed electum a rege postulabant. Más de 10.000 especies de reptiles de múltiples formas y tamaños se escabullen y se deslizan sobre la Tierra, de culebras a cocodrilos, y sus partes bajas también son muy variadas. Con penes con espinas y penes múltiples —o sin penes—, los reptiles tienen el instrumental de apareamiento más inusual del planeta. No le pidas penes a un olmo penes Algunos de los especímenes se almacenan en formol, mientras que muchos otros se encuentran disecados. Además, el museo muestra tres centenares de piezas artísticas de diferentes materiales e incluso réplicas de penes reales: la Faloteca incluye una copia de los penes del equipo olímpico islandés de balonmano que logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2008. Aquel equipo derrotó a España en semifinales. Las mejores historias son aquellas en las que es difícil discernir la realidad de la ficción. La que da origen al curioso parque Haesindang, más conocido como el parque de los penes, es una de ellas. La hilaridad de este jardín nace de una tragedia que tuvo lugar el día de la boda de una joven virgen con su novio pescador. Horas antes del casamiento, éste se fue a faenar a la costa surcoreana de Samcheok para tener un presente que entregar a su futura mujer. Algo que jamás le llegó a ofrecer ya que, durante una cruenta tormenta que arreció aquel día, la joven terminó ahogándose en un lago. #3. Penes partidos. Algunos animales tienen hemipenes para la llevar a cabo la copulación, como por ejemplo muchos lagartos, serpientes y anfisbénidos (culebrillas ciegas). Los dos hemipenes cuentan con tejidos eréctiles que hacen que estos salgan hacia el exterior en el momento de la cópula. Los machos que los tienen solo usan un hemipene cada vez, y es posible que lo hagan de manera alterna. Dependiendo de la especie pueden presentar diversas estructuras para ayudar a la sujeción en la cloaca de la hembra, como espinas o púas, o son bífidos, terminando en dos puntas. No, no me he equivocado de medicación. La escena descrita podría muy bien haber sucedido en la Europa Central de los siglos XV y XVI, como describió el clérigo alemán Heinrich Kramer en su famoso  Malleus Maleficarum (1486, un must para todo interesado en la historia de las brujas, la magia y la hechicería. Ahora, deja de llorar, sal de debajo de la manta y toca tu Iphone para asegurarte de que estamos en el siglo XXI y ninguna esposa del Diablo va a robarte la pinga. Prepárate un café de esos de cápsulas que te tomas y prepárate para leer sobre el brujeril robo de penes en la Edad Media.

kalwi

Helooo